Las madres ocultas: fantasmales fotografías victorianas

Durante la primera época de la fotografía y debido al largo periodo de exposición que se requería, las personas debían permanecer inmóviles durante más de medio minuto para que la fotografía resultante fuera nítida. Eso hacía difícil fotografiar a niños pequeños, que se resistían a permanecer quietos mucho tiempo o que incluso no podían permanecer erguidos.

¿Qué solución encontraron los fotógrafos de la época? Que los niños fueran sostenidos por sus madres mientras estas permanecían ocultas bajo diversos ropajes. El resultado fue una serie de fantasmales fotografías de niños rodeados de un ambiente tenebroso que hoy nos pone los pelos de punta y que recoge el periódico The Guardian

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *